García JA2, Odriozola ER1, Moreira AR1, Micheloud JF2, Maggio JL2, Malena R1, Lischinsky T1, Campero CM1Grupo Sanidad Animal y 2 Residencia interna en Sanidad Animal, EEA INTA Balcarce, Buenos Aires. amoreira@balcarce.inta.gov.ar

INTRODUCCIÓN

Listeria spp. son bacterias Gram positivas de distribución mundial. Actualmente este género incluye 6 especies, siendo L. ivanovii L. monocytogenes las de mayor importancia en rumiantes. L. monocytogenes es responsable de la mayoría de las infecciones y se asocia a enfermedades tanto en animales como humanos. Los cuadros clínicos son variables aunque las formas septicémicas, encefálicas y abortigénicas son los más comunes. La listeriosis entérica es una forma de presentación poco usual aunque ha sido descripta en ovinos y en humanos. En el presente trabajo se describe un cuadro de listeriosis entérica en bovinos.

MATERIALES Y MÉTODOS

El problema se observó en un lote de 200 novillitos de raza británica de aproximadamente 1 año de edad y 250 kg de peso promedio de un establecimiento mixto del Partido de Azul, Provincia de Buenos Aires dedicado a la recría y engorde. Eran alimentados con pasturas consociadas (ryegrass, cebadilla y trébol blanco) y suplementados con heno. En octubre de 2011 se efectuó una visita diagnóstica al establecimiento a requerimiento del veterinario asesor debido a la muerte repentina de un gran número de animales. El cuadro se inició dos días posteriores a la administración de silaje de maíz en mal estado sobrante del feedlot del establecimiento. Se realizó la anamnesis del caso, inspección clínica de los animales afectados y la necropsia de 3 animales muertos al momento de la visita. Se obtuvieron muestras de sangre (aislamiento viral) y determinaciones bioquímicas (urea, GGT y GPT) de los animales afectados. De uno de los novillitos necropsiados con menor grado de autólisis, se recolectó contenido de vesícula biliar, materia fecal y contenido intestinal para estudios bacteriológicos y muestras de órganos varios en formol al 10% para diagnóstico histopatológico. Se emplearon secciones de intestino y linfonódulos mesentéricos para evidenciar L. monocytogenes mediante la técnica de avidin-biotina. En el laboratorio de bacteriología las muestras de bilis, materia fecal, contenido intestinal y silaje fueron cultivadas en Agar Columbia con sangre al 7%, agar MacConkey y enriquecimiento selectivo en caldo tetrationato con tres subcultivosconsecutivos en agar XLD a las 24h, 72h y 120h a 37C° para detectar la presencia de Salmonella. Las placas de agar sangre fueron incubadas a 37C° en jarras con el agregado de 10% de CO2. La muestra de silo se sembró en medio de enriquecimiento (caldo PALCAM-Listeria) incubándolo a 4C° realizando subcultivos semanales en 4 oportunidades en agar PALCAM con el agregado de suplemento y en Agar sangre Columbia. Se realizaron diferentes pruebas bioquímicas para la identificación bacteriana. También se recolectó muestra del alimento problema para determinación de micotoxinas por cromatografía de capa líquida.

RESULTADOS

La duración del brote fue de 10 días, la prevalencia fue del 20% (40/200), la mortalidad del 6,5% (13/200) y la letalidad del 32,5% (13/40). Los animales afectados manifestaron decaimiento, hipertermia (41-42C°), atonía de proventrículos, tendencia al decúbito con dificultad para incorporase y diarrea severa con presencia de mucus y fibrina. Macroscópicamente se observó abundante líquido amarillento en la cavidad abdominal, severa congestión del tracto digestivo, hepatomegalia y esplenomegalia. El abomaso presentaba congestión con edema de la mucosa, el intestino delgado y grueso severo engrosamiento de sus paredes, congestión de la mucosa y contenido semilíquido con presencia de flóculos cilíndricos de fibrina.
Microscópicamente se evidenció severa enteritis necrótica caracterizada por la presencia de un infiltrado leucocitario mixto con predominio de neutrófilos comprometiendo a la muscular de la mucosa, acompañada de fragmentación y degeneración de las fibras musculares. Los linfonódulos mesentéricos denotaban extensas áreas de necrosis para-cortical con presencia de exudado leucocitario mixto. En el hígado se evidenció severa congestión centrolobulillar con múltiples focos de necrosis e infiltrado mononuclear periportal. Los valores de GOT y GPT fueron normales con leve incremento de la concentración de urea (73 mg/100ml). El análisis bacteriológico, resulto negativo a Salmonella sp. Yersinia sp. en todas las muestras. Se confirmó el aislamiento en pureza de colonias beta hemolíticas formadas por bacilos Gram positivos tanto en el alimento como a partir de la bilis. En base a las pruebas bioquímicas se pudieron identificar a dichos bacilos como Listeria sppLa identificación de la especie se realizó mediante otras pruebas bioquímicas (Tabla 1)

Especie NO3 Urea Test

de

Camp

RM

(a)

Gelatina D-

Manitol

L-

Ramnosa

D-

Xilosa

L. mono-citogenes + + +

(a) Rojo de Metilo

Los análisis virológicos y toxicológicos de los tejidos y alimentos, respectivamente, fueron negativos. Mediante inmunohistoquímica se evidenció inmunomarcación para L. monocytogenes en los linfonódulos mesentéricos e intestino.

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES

Se confirmó la presencia en pureza de L. monocytogenes en el alimento y bilis como también la confirmación por inmunohistoquímica de intestino y linfonódulos. El severo cuadro de de listeriosis gastrointestinal fue la causa de las muertes observadas. La fuente de infección fue el silaje. Los datos anamnésicos, los hallazgos clínicos, patológicos, bacteriológicos e inmunohistoquímicos avalan el diagnóstico al que se arribó. Los cuadros gastrointestinales de listeriosis son muy poco habituales y sólo han sido descriptos en humanos y en ovinos. El presente caso reportado de listeriosis entérica en bovinos podría ser el primero en nuestro país. Esta forma de presentación dependería de la vía de entrada, la dosis infectiva, la patogenicidad y virulencia de la cepa, y la edad y estado inmunológico del animal. Se mencionan como reservorios de Listeria spp. el suelo, el forraje, el agua, la tierra, silajes y otros alimentos mal conservados. En este caso, la administración del silaje de maíz en mal estado fue el que ocasionó el brote. Se enfatiza en la necesidad de administrar alimento de calidad y bien preservado para el bovino. Es importante destacar que Listeria monocytogenes es responsable de la mayoría de las infecciones en humanos.

BIBLIOGRAFÍA

– Brown CC, Baker DC, Barker IK. (2007). Alimentary system. pp 1-297. In: Jubb, Kennedy and Palmer´s. Pathology of domestic animals. Fifth Ed. Edited by M. Grant Maxie. – Campero CM, Odeón AC; Cipolla AL,Moore DP, Poso MA, Odriozola ER. (2002) Demonstration of Listeria monocytogenes by immunohistochemistry in formalin-fixed brain tissues from natural cases of ovine and bovine encephalitis. J. Vet. Med. B 49: 379- 383.
– Czuprynski CJ, Kathariou S and Poulsen K. (2010). Listeriosis. pp167-187. In:  athogenesis of Bacterial Infections in Animals, Fourth Ed. Edited by C L Gyles, J F Prescott, J G Songer, and C O Thoen. Blackwell Publishing. Iowa. 
– Fairley RA, Pesavento PA, Clark RG. (2012) Listeria monocytogenes Infection of the Alimentary Tract (Enteric Listeriosis) of Sheep in New Zealand. J. Comp. Path. 146: 308–313.
– Morrell EL, Moore DP, Odeón AC, Poso MA, Odriozola E, Cantón G, Paolicchi F, Malena R, Leunda MR, Morsella C, Campero CM. (2008) Retrospective study of bovine neonatal mortality: cases reported from Inta Balcarce, Argentina. Rev. Arg. Microbiol. 40: 151-157.

Compartir