Publicado en www.motivar.com.ar

En diálogo con Motivar, la Dra. Bibiana Brihuega (responsable del Laboratorio de Leptospirosis del INTA Castelar) sostuvo que esta enfermedad se encuentra en franco crecimiento en nuestro país, tanto para el caso de bovinos, como de porcinos, pequeños rumiantes y animales de compañía. Interesantes aportes de la experta internacional, no solo desde su visión de la problemática sanitaria, sino también con el aporte de estadísticas relevantes.

1. Desde lo serológico y en base a la técnica MAT, encontramos que la serovariedad con mayor frecuencia de positividad en Argentina es Pomona. Luego: Wolffi, Ballum y Hardjo, pero en estos casos debemos considerar la presencia de coaglutininas, razón por la cual se hace imprescindible la toma de una segunda muestra a los 10 o 15 días de la primera, para ver si se produce una seroconversión que permita definir realmente cuál es la serovariedad que está afectando. Desde el punto de vista de la técnica diagnóstica directa -bacteriológica-, que es el aislamiento en medio de cultivos especiales, lo que se aisló en Argentina en casos clínicos en bovinos es serovar Pomona. En frigoríficos, hace un tiempo se halló Hardjo, pero no se pudo corroborar en casos clínicos locales.

2. Las inundaciones, sumadas a la mayor concentración de hacienda generan mayores posibilidades de contagio y difusión de una enfermedad cuyo vehículo es el agua, donde algunas serovariedades de leptospiras pueden sobrevivir hasta 300 días (y 180 en el barro).

Es clave la higiene de los establecimientos y una supervisión veterinaria que incluya la serología general de los rodeos. No podemos desconocer tampoco que hablamos de una zoonosis cuya notificación es obligatoria y que son los profesionales quienes deben recomendar la vacunación a los productores, enfatizando en las consecuencias de no hacerlo, en materia no sólo económica y productiva, sino también de la Salud Pública.

3. Sin dudas existen vacunas en las cuales se incorporan muchas serovariedades, algunas de las cuales inclusive no se encuentran en los bovinos en Argentina, pero esta es una decisión de la empresa, generalmente basada en referencias bibliográficas o en casuística serológica. También puede ser que productores o veterinarios prefieran que se las incluya en base a la influencia de trabajos internacionales en los cuales por ejemplo se destaca que en países como Nueva Zelanda o Estados Unidos el principal problema de leptospira es Hardjo.
Pero debe quedar en claro que en Argentina los aislamientos de casos clínicos bovinos corresponden al serovar Pomona hasta el momento.

 

Compartir