G Cantón1*, A Fiorentino1, A Moreira1, Y Hecker2, A Verna1,2, P Moore2, F Paolicchi1, L Lischinsky1, N Licoff3, A Odeón1,   E Odriozola1, E Morrell1, B Brihuega4. 1INTA, EEA Balcarce. 2CONICET. 3Actividad privada. 4Instituto de Patobiología, INTA, Castelar. *canton.german@inta.gob.ar

Introducción

La leptospirosis es una enfermedad infecciosa que afecta a diferentes especies animales y es considerada la zoonosis más comúnmente diagnosticada en el mundo. Los serovares de Leptospira spp. adaptadas al bovino tienen tendencia a causar pérdidas reproductivas endémicas, mientras que las no adaptadas provocan altas tasas de abortos, provocando grandes pérdidas económicas. El objetivo del presente reporte es describir episodios de pérdidas reproductivas diagnosticados por el Servicio de Diagnóstico Veterinario Especializado (SDVE) del INTA EEA Balcarce en rodeos bovinos de la región pampeana.

Materiales y métodos

Desde enero del 2014 hasta junio del 2016 se recibieron en el SDVE muestras de mucus cérvico vaginal (MCV) (n=113) y sueros (1013) de vientres bovinos que perdieron la gestación y 106 fetos bovinos abortados. De todos estos, se incluyeron en

este estudio muestras de vacas (174) y vaquillonas (27) que perdieron la gestación (17 MCV y 172 sueros) y fetos bovinos abortados (5) de 9 establecimientos (E) ganaderos de cría (6) o tambos (3) de las provincias de Córdoba (Cba; 1) y Buenos Aires (BA; 8) (Tabla 1). En la información anamnésica provista por los veterinarios se menciona que eran sistemas pastoriles (4) o con suplementación (2), en los que se realizaban servicio natural (3) o inseminación artificial (2) y repaso con toros (1). Los rodeos afectados tenían entre 375 y 2600 vientres. En 3 de estos rodeos se menciona la aplicación de vacunas reproductivas. Como signos clínicos de las pérdidas reproductivas se mencionaron bajos índices de preñez (3), abortos (4) y vacas sin terneros al pie (1). Las muestras de MCV de animales abortados de 4 rodeos fueron remitidas en medios de Caldo de hígado (cultivo de Tritrichomonas foetus), Cary Blair (cultivo de Campylobacter fetus), Amies (cultivo bacteriológico) y Hank´s (cultivo viral). En las muestras de sangre se analizó la presencia de anticuerpos contra enfermedades abortigénicas: Brucella abortus (BPA, Wright y 2-ME); Herpesvirus bovino (HVB) y virus de la Diarrea viral bovina (vDVB) [seroneutralización viral (SNV)]; Neospora caninum [inmunofluorescencia indirecta (IFI) y Leptospira spp

[test de aglutinación microscópica (MAT)]. De los fetos necropsiados se recolectaron muestras de: pulmón y contenido de abomaso para cultivos bacteriológicos (en aerobiosis, atmósfera con un 10% de CO2 y microaerofilia) y para cultivo de T. foetus; bazo para aislamiento viral; encéfalo para PCR de N. caninum; improntas de riñón, pulmón y humor acuoso para detección de Leptospira spp. por inmunofluorescencia directa (IFD); fluido de cavidades para SNV (HVB y vDVB) e IFI para N. caninum. También se recolectaron tejidos que fueron fijados en formol tamponado al 10% para análisis histopatológico.

Tabla 1: Detalle de los establecimientos incluidos en este análisis.

 

 

 

 

 

 

Resultados

En fetos analizados del E2 se corroboró la presencia de Leptospira spp. mediante IFD en improntas de riñón e hígado. El resto de los especímenes resultaron negativos a los otros patógenos abortigénicos. Se observaron lesiones compatibles: ictericia en serosas, pleura, peritoneo y tejido adiposo, aparente retención de pigmentos en hígado, riñones oscuros. Se corroboró meningitis, pericarditis, miocarditis, glositis no supurativa leve a moderada. En el feto analizado del E7 no se identificó Leptospira spp. mediante IFD, aunque se detectaron lesiones compatibles con una causa infecciosa: meningoencefalitis, enteritis, neumonía, abomasitis, hepatitis periportal y pielitis no supurativa leve a moderada. Se aisló Trueperella pyogenes de pulmón y líquido de abomaso de este feto, y se amplificó ADN de N. caninum. El resto de los análisis resultaron negativos. En algunos MCV de los E5 y E9 se aislaron T. pyogenes o Campylobacter bubulus. En 1 MCV del E4 se identificó C. fetus por IFD. En algunos MCV de los E5 y E9 se aisló HVB-4. De los sueros del caso E4, el 50% y el 4% resultaron sospechosos y positivos a Brucelosis, respectivamente. En los E3, E5, E6, E7 y E8 se detectaron entre el 9,1 y 69,2% de las muestras de suero positivas a N. caninum. En las muestras de los E1, E4, E5, E6, E7, E8 y E9 se detectaron seroprevalencias del 25,0-95,6% y del 0,0-100,0% para HVB y vDVB. Sin embargo en todos los rodeos analizados se encontraron títulos a diferentes serovares de Leptospira spp. 

Tabla 2: MAT para Leptospira. Cantidad de animales seroreactores/total muestreados; título más elevado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Discusión y conclusiones

El diagnóstico de las pérdidas reproductivas es complejo y muchas veces de etiología múltiple en rodeos de producción extensiva. Si bien en algunos de los casos analizados se diagnosticaron directa o indirectamente infecciones por otros abortígenos (Brucelosis, Neosporosis, Campylobacteriosis, enfermedades virales), abortígenos esporádicos (T. pyogenes) o virus de los que se desconoce su rol patogénico (HVB-4), no se pudo asociar a estos como causales de todas las pérdidas. Los agentes más frecuentemente detectados fueron serovares de Leptospira adaptados a rumiantes: 57/172 y 114/172

seroreactores para Lsw y Lsh, respectivamente, con títulos elevados. Si bien ya se han detectado infecciones con estos serovares como causales de abortos, en los últimos años se ha observado una mayor prevalencia. La presentación clínica y el control de estas infecciones suele ser complejo.Se debe considerar además la hipótesis que el cambio climático pronosticado para las próximas décadas afecta a varios factores ecológicos que llevan a un aumento en la incidencia de brotes de leptospirosis, con las consiguientes implicancias regionales tanto en la salud pública como animal. Por lo antes mencionado se debe aumentar el conocimiento de la extensión de infecciones por serovares adaptados de Leptospira y el rol de bovinos reservorios en los rodeos locales.

 

Bibliografía

Campero et al. 2003. Vet Res Comm 27: 359-369.

Ellis WA. 1984. Prev Vet Med 2: 411-421.

Lau et al. 2010. Trans R Soc Trop Med Hyg 104: 631-638.

Liboreiro et al. 2014. XX AAVLD.

 

Compartir