Dr. Julio César Caione

juliocaione@lab9dejulio.com.ar

El saneamiento y control de las enfermedades de transmisión sexual es importante porque aumenta significativamente los porcentajes de nacimientos, el número de terneros logrados y consecuentemente la rentabilidad de las explotaciones.

La sanidad de un toro debe estar perfectamente controlada ya que corremos el riesgo que si es portador de una enfermedad de transmisión sexual ingresará la misma al rodeo reduciendo los porcentajes de preñez.

En nuestro país si bien en muchos establecimientos de cría las enfermedades de transmisión sexual están controladas, en otros sigue siendo una limitante muy importante.

Las pérdidas reproductivas por causas infecciosas son producidas principalmente por este tipo de enfermedades como Trichomoniasis y Campylobacteriosis, además de existir otros agentes infecciosos virales, bacterianos y parasitarios.

La Trichomoniasis y la Campylobacteriosis bovina causan muerte del embrión, abortos y reducción de la fertilidad en la hembra siendo el toro asintomático y portador crónico de la infección cuando supera los 4 o 5 años. Los agentes infecciosos son Tritrichomonas foetus y Campylobacter fetus con sus subespecies fetus y venerealis.

Como factores de riesgo de infección en la presentación de enfermedades de transmisión sexual existen:

  • Emplear toros adultos mayores de 4 servicios.
  • Compartir el pastoreo con hacienda de otros propietarios.
  • Prestar o alquilar toros.
  • Comprar vacas de descarte o vacías.
  • Tener malos alambrados en el establecimiento.
  • Utilizar toros saltadores y/o difíciles de controlar.

Medidas de control

  • Obtener el doble muestreo negativo consecutivo del 100 % de los toros en establecimientos sin antecedentes de enfermedades venéreas. Es conveniente dejar un espacio mínimo de 10-15 días entre los muestreos.
  • Ante la aparición de toros positivos, se recomienda realizar tantos muestreos como fuere necesario hasta obtener dos muestreos negativos, después del último positivo detectado.
  • Vender a faena los toros infectados con Trichomoniasis.
  • En caso de no eliminar los toros positivos a Campylobacteriosis, se deberá asegurar el tratamiento con 3 muestreos sucesivos negativos post-tratamiento.
  • Vacunar contra Campylobacteriosis dos dosis pre-servicio y repetir la vacunación anualmente en rodeos en riesgo.
  • No rotar los toros en diferentes lotes durante el servicio.
  • Revisar y muestrear aquellos toros que ingresen al establecimiento.
  • Vender los toros saltadores de alambrados.
  • No mezclar vacas preñadas introducidas en el rodeo con el resto de los animales.
  • Limitar el período de servicio (90 días).
  • Disponer y mantener adecuadamente los alambrados, especialmente los linderos y los que alojan los toros en el período inter-servicio.

 

Toma de muestras

A.  Recomendaciones

  • Iniciar los muestreos luego de 30 días de descanso sexual.
  • Se deberá poner especial énfasis en cuidar la seguridad personal al trabajar con toros.
  • Realizar doble identificación de los toros (doble juego de caravanas, tatuaje y caravana, número a fuego y caravana).
  • Trabajar en condiciones higiénicas, evitar los días de lluvia o que los animales pasen por barro/lagunas antes de ser muestreados. Cortar los pelos del orificio del prepucio.

B.  Material necesario

  1. Raspadores metálicos o de plástico descartables.
  2. Pipeta de IA o jeringa de Cassou con vainas azules.
  3. Solución fisiológica x 250 ml.
  4. Jeringas x 60 ml.
  5. Tubo de goma de látex o siliconados de 70/80 cm para conectar jeringa con pipeta de IA para hacer  lavaje prepucial si fuera necesario (muestras sucias).
  6. Medio de transporte y cultivo simultáneo para el diagnóstico de Trichomoniasis.
  7. Solución salina formolada para Campylobacteriosis por Inmunofluorescencia directa (IFD). Si se intenta extraer muestras para aislamiento de Campylobacter sp., utilizar el medio de transporte de Cary-Blair.

Siempre llevar un 10% más de medios que el número de toros a muestrear por posibles accidentes, o bien toros “agregados” al planificación de muestreo.

C.  Instrucciones para la toma de muestra

Con raspador

  1. Introducir el raspador en la cavidad prepucial, efectuar 20 a 30 movimientos en sentido antero-posterior en la superficie del glande del pene y en la mucosa prepucial adyacente.
  2. Una vez tomadas las muestras prepuciales, sembrar las mismas primero en los tubos para Trichomoniasis, tomar una nueva muestra e introducir el raspador en los tubos para Campylobacteriosis, efectuando movimientos rotatorios para desprender el esmegma de las ranuras del instrumento. Se puede ingresar también en la cavidad prepucial con dos raspadores al mismo tiempo colocando luego uno en el medio para Trichomoniasis y el otro en la solución formolada para Campylobacteriosis.
  3. Antes de muestrear cada toro los raspadores metálicos deberán lavarse con agua y sumergirse en agua en ebullición por unos minutos o bien colocar a la llama directa, luego enfriar en solución fisiológica. Otra opción es utilizar raspadores de plástico descartables o raspoaspiradores.

Con jeringa de Cassou

  1. Montar la jeringa con vainas azules, abriendo el paquete del extremo opuesto a la punta de la pipeta.
  2. Cargar la jeringa de Cassou con 3-5 ml de solución fisiológica estéril.
  3. Descargar dentro de la cavidad prepucial, masajear en sentido antero-posterior unas 20 veces ocluyendo la abertura prepucial con la otra mano.
  4. Recolectar la muestra haciendo vacío con el émbolo desde el fondo de la cavidad prepucial hacia la abertura.
  5. Descargar el material recolectado, primero en el medio de Trichomoniasis (unas 4 gotas, no exceder de 1 ml como máximo) y luego en la solución formolada para Campylobacteriosis (¡nunca en orden inverso!).

D.  Cuidados

Si la muestra está contaminada con barro y/o heces, descartar el material. Cargar la jeringa de 60 ml con 30-40 ml de solución fisiológica, anexarle el tubo de goma y montar la pipeta de IA para hacer un lavaje, infundir la solución, cerrar la cavidad prepucial, masajear y eliminar el líquido de lavado. Repetir el muestreo.

E.  Forma de envío

Las muestras deben enviarse al laboratorio dentro de las 48 hs. de extraídas, no excediéndose las 72 hs., sin refrigerarse, a temperatura ambiente ya que el frío retarda el crecimiento de las Trichomonas e inhibe la acción del formol en las muestras para Campylobacteriosis.

F.  Resultados

Las muestras para Trichomoniasis son incubadas en estufa a 37ºC y leídas microscópicamente cada 24 hs. durante 7 días, obteniendo el resultado final al cabo de dicho lapso. El resultado de Campylobacteriosis se obtiene al cabo de aproximadamente 72 hs. ya que se utiliza para dicho diagnóstico la técnica de Inmunofluorescencia directa.

Para más información www.lab9dejulio.com.ar.

M.V. Julio C. Caione

Laboratorio 9 de Julio

laboratorio9dejulio@speedy.com.ar

Referencias:

Campero, C.M, Martínez A. Enfermedades de transmisión sexual en los bovinos. Jornadas de actualización en enfermedades de los bovinos, 7 y 8 de Mayo de 2010. Azul, Bs. As.

Campero, C.M., Cobo, E.R. Tritrichomonas foetus: patogénesis de la mortalidad embrionaria/fetal, caracterización de antígenos vacunales y respuesta inmune inducida. Revista de Medicina Veterinaria, Vol. 87, Nº 2, 47-56, 2006.

Campero, C.M. Consideraciones sobre la Trichomoniasis y Campylobacteriosis bovina. Rev. Colegio de Veterinarios de la Prov. de Buenos Aires 32, 47-51, 2005.

Quiroz, G.J., Maresca S., Verdier M. Diagnóstico de enfermedades venéreas en la cuenca del Salado, provincia de Buenos Aires, 2001. E 22. XIV Reunión Científico Técnica, Asoc. Arg. Vet. Diag. 13-15 noviembre 2002. G. Belgrano, Córdoba.

Documento de la Comisión Científica Permanente de Enfermedades Venéreas de los bovinos. Procedimientos de laboratorio para el diagnóstico de la Campylobacteriosis y Trichomoniasis genital bovina. INTA Balcarce, 1992.

Compartir