S. Garbaccio1, F Delgado1, M. Zumarraga2, P. Huertas1, C. Garro11Instituto de Patobiología, CICVyA, INTA- Hurlingham, Bs. As; 2Instituto de Biotecnología, CICVyA, INTA- Castelar,Bs.As. garbaccio.sergio@inta.gob.ar

Introducción

La tuberculosis bovina (TBB) cuyo agente etiológico es Mycobacterium bovis, es una enfermedad infecciosa de carácter zoonótico, que ocasiona serios problemas productivos, económicos y en la salud pública. Se considera que 500 millones de bovinos estarían infectados con Mycobacterium bovis en el mundo, ocasionando una pérdida económica estimada en U$S 3 billones. En este sentido, un estudio realizado en Irlanda1 adjudica un 10% de disminución en la producción anual de leche en bovinos positivos a la intradermorreacción, a diferencia de aquellos no infectados. El programa de control y erradicación de TBB en Argentina se basa en la identificación y eliminación de animales infectados mediante la aplicación intradérmica de la prueba anocaudal (PAC)2. Además, se establece el monitoreo y la vigilancia epidemiológica en frigoríficos donde los animales son inspeccionados con el fin de hallar lesiones compatibles con TBB (LCT). Complementariamente, se puede llevar adelante estudios bacteriológicos a partir de diversas muestras biológicas tales como secreción nasal, leche y tejidos.

El objetivo de este estudio fue evaluar la presencia de M. bovis en muestras de secreción nasal, leche y tejidos colectados de bovinos positivos a la PAC.

Materiales y métodos

Se seleccionaron 572 bovinos de raza Holando-Argentino provenientes de 24 rodeos lecheros de las provincias de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires. Estos rodeos presentaban, al momento del estudio, una prevalencia entre 0,5 y 4%. Todos los bovinos de este estudio resultaron positivos a la PAC, llevada a cabo según la normativa vigente1. Las muestras biológicas recolectadas fueron las siguientes: secreción nasal (a través de hisopados nasales), leche (100 mL. de cada cuarto mamario) y tejidos fueron obtenidos a partir de necropsias y muestreos realizados en frigorífico (ganglios linfáticos (Gl): retrofaríngeos, submandibulares, traqueobronquiales, mediastínicos y hepáticos; pulmón e hígado). Luego refrigerados y homogeneizados mecánicamente durante 3 min. (Masticator Basic IUL Instruments modelo Nº 470); para luego continuar con la decontaminación (método de Petroff) y siembra en medios de Stonebrink y Löwestein Jensen. Los desarrollos micobacterianos fueron sometidos a la tinción ácido alcohol resistente de Ziehl Neelsen. Posteriormente fueron identificados por la reacción en cadena de la polimerasa (PCR)3, utilizando como blanco la secuencia de inserción (IS) 6110 (propia del complejo Mycobacterium tuberculosis). Aquellos positivos fueron genotipificados por Spoligotyping4.

Resultados

Se aisló e identificó M. bovis del 12,4% (71/572) de los bovinos examinados. Los aislamientos provinieron de muestras de tejidos 36,5% (38/104), seguido de leche 11% (23/214) y secreciones nasales 4% (10/254).

En el 56,3% de los tejidos colectados se observaron lesiones compatibles con TB, aislándose M. bovis en el 61,2% de los mismos.

Discusión

Los resultados presentados en este trabajo indican la importancia relativa de las distintas muestras analizadas para el diagnóstico bacteriológico de TBB. El aislamiento de M. bovis a partir de muestras de leche y secreción nasal tendrían limitada utilidad diagnóstica, aunque resultan de fácil obtención in vivo.

El análisis bacteriológico de tejidos (post mortem) sería de mayor relevancia diagnóstica y su uso permitiría comprender eventos sanitarios que requieran de un análisis detallado, como sería el caso de un predio libre de TBB donde se presentan nuevos reactores a la PAC o aquellos con un bajo número de reactores, sospechados de posibles resultados falsos positivos a la PAC. Los resultados negativos a la bacteriología, en las distintas muestras analizadas podrían relacionarse a factores tales como la eliminación intermitente de micobacterias (secreción nasal y leche), a la presencia de micobacterias no viables en el material colectado o que la metodología de decontaminación utilizada afecte la sobrevida de las micobacterias. Otro factor a considerar es la posible presencia de bovinos falso-positivos a la PAC dentro del grupo en estudio. De esta manera, el cultivo seguido de la tipificación molecular permite avanzar en la resolución de situaciones específicas, brindando además información complementaria acerca de las cepas circulantes en un predio y/o región y su potencial uso desde el punto de vista epidemiológico.

Bibliografía

1- Boland F, Kelly GE, Good M, More SJ. Bovine tuberculosis and milk production in infected dairy herds in Ireland. Preventive Veterinary Medicine. 2010; 93,153-161.

2- Secretaría de Agricultura, Dirección de Sanidad Animal, Argentina, “Plan Nacional de Control y Erradicación de la Tuberculosis Bovina,” Resolución Nº 128/2012 SENASA/SAGPyA, 2012.

3- “Use of touch-down polymerase chain reaction to enhance the sensitivity of Mycobacterium bovis detection. Zumarraga M.J, Meikle V, Bernardelli A, Abdala A, Tarabla H, Romano MI, Cataldi A.J. Vet. Diagn. Invest. 17: 232-238.

4- Simultaneous detection and strain differentiation of Mycobacterium tuberculosis for diagnosis and epidemiology. Kamerbeek L, Schouls A, Kolk M, van Agterveld D, van Soolingen S, Kuijper A, Bunschoten H, Molhuizen R, Shaw M,Goyal J. vanEmbden. J. Clin. Microbiol. 1997; 35:907–914.

Compartir